Los delegados territoriales de Cultura y Patrimonio Histórico, Jesús Estrella, y de Educación y Deporte, Antonio Sutil, han presentado hoy la exposición “El lagarto de la Magdalena y los dragones de la ciudad de Jaén”, ubicada en el Archivo Histórico Provincial. La muestra, que puede visitarse hasta el 26 de abril, está compuesta por los proyectos realizados por el alumnado de cinco colegios jiennenses, a los que se suma el material histórico aportado por la propia institución provincial y por otras entidades, entre las que destaca la Catedral de Jaén y la Biblioteca Provincial. De esta forma, reúne tanto las recreaciones de lagartos y seres mitológicos concebidas por 300 niños y niñas, en colaboración con la Escuela de Arte “José Nogué”, como facsímiles y piezas únicas de gran valor testimonial que realizan un recorrido por el origen, evolución y consolidación de la leyenda como parte fundamental del imaginario colectivo de la ciudad.

“Desde hace tiempo, era una prioridad para la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico, así como para el Archivo Provincial, la configuración de una muestra dedicada a nuestra figura literaria más universal”, ha explicado Jesús Estrella, quien ha detallado que el claustro de este edificio es uno de los lugares de la ciudad donde más y más variados dragones pueden contemplarse. El delegado también ha indicado que este espacio se encuentra “a un tiro de piedra del raudal donde el imaginario colectivo sitúa la guarida de la sierpe, por lo que la contextualización es idílica”. Por último, el emplazamiento de la exposición busca “aportar un punto de vista histórico sobre el posible origen de esta leyenda, analizando si tuvo vinculación con la imagen de los dragones que encontramos en el citado edificio, en la parroquia de la Magdalena, en el muro gótico de la Catedral de Jaén, o en la propia simbología heráldica de esta institución, pues el dragón forma parte del escudo catedralicio y este aparece representado a la vista de la ciudadanía en algunos de sus muros”, en palabras de Estrella.

El delegado de Cultura y Patrimonio Histórico ha detallado que la muestra se articula en dos vertientes: por un lado, los trabajos elaborados por el alumnado y, por otro, el material expositivo histórico que propone el Archivo Provincial, al que se añade la colaboración bibliográfica de la Biblioteca Pública de Jaén, la de Marina Mira Fernández, con aportación de facsímiles de valiosos libros medievales, y la contribución de la Catedral de Jaén, con un coral de casi quinientos años con el escudo capitular en el que se visualiza en color el dragón. Asimismo, Jesús Estrella ha agradecido la colaboración del Vicerrectorado de Cultura de la Universidad de Jaén.

Por su parte, el delegado de Educación y Deporte, Antonio Sutil, ha manifestado que “con este tipo de iniciativas se pretenden visibilizar, a través de la documentación narrativa de una experiencia pedagógica, los procesos de construcción del aprendizaje y los nexos de unión intergeneracionales tejidos durante la implementación del proyecto”. En este sentido, el delegado ha indicado que esta investigación es el resultado del compromiso por la educación de docentes de todas las etapas educativas de la provincia de Jaén que, desde hace más de cuatro años, apuestan por un modelo de educación que hace de la formación, la investigación y la innovación educativa el eje central de su actividad.

Proyecto de Investigación
Antonio Sutil ha pormenorizado que el apartado de la exposición que corresponde a los centros escolares nace de la iniciativa “Tras las huellas del lagarto de la Malena”, coordinado por Carmen Jiménez, y organizada dentro del proyecto de investigación “Enlazando culturas, tejiendo el patrimonio desde la infancia hasta la Universidad”, que fue aprobado por la Dirección General de Formación del Profesorado e Innovación Educativa de la Consejería de Educación y Deporte. “De forma dinámica y participativa, esta propuesta da a conocer un proyecto intergeneracional en el que participa alumnado y profesorado de todas las etapas educativas”, ha señalado Sutil.

En concreto, la idea surge de la colaboración entre la Escuela de Arte José Nogué y el profesorado de cinco colegios: cuatro de la capital (Navas de Tolosa, María Zambrano, Gloria Fuertes y Alcalá Venceslada) y uno de Torredelcampo (Juan Carlos I). “Los niños y niñas decoraron las maquetas de los lagartos que previamente habían elaborado los estudiantes del centro artístico, por el que esta exposición es el resultado de un intenso trabajo de investigación y cooperación”, ha manifestado el delegado. El objetivo, ha añadido, es “despertar la curiosidad, el interés y el amor hacia la historia, el pasado y el Patrimonio material e inmaterial de nuestra ciudad como herramienta para comprender y analizar el presente”.

Mito y realidad
Desde el punto de vista del Archivo, la muestra comienza con los Hechos de Miguel Lucas, de finales del siglo XV, en los que se narra una pequeña representación teatral realizada en el año 1460 en el Palacio del Condestable, donde un dragón expulsaba por su boca a los niños que previamente había devorado, para continuar con la obra de Jiménez Patón, en la que se sitúa el origen escrito de la leyenda en los términos en los que la conocemos hoy en cuanto a la versión del pastor, en la tercera década del siglo XVII, donde no se habla de lagarto, sino de sierpe.

Otras obras, como la del deán Mazas, ilustrado del siglo XVIII, plantearán que hay que alejarse de “historietas”, como la de la Magdalena y centrarse en la historia de la ciudad. Y así hasta llegar a 1913, cuando Alfredo Cazabán, en la revista de don Lope de Sosa, además de esta versión, añade la del caballero de los espejos y la del presidiario. A partir de ahí, la bibliografía cada vez más numerosa hace proliferar la leyenda con tantas pequeñas variantes como autores se han ocupado de ella a lo largo del siglo XX, que fue cuando alcanzó verdadera popularidad fuera de la ciudad.

A continuación, se exponen documentos facsímiles con miniaturas medievales de libros religiosos y laicos donde se fundamentan las numerosas leyendas locales que abundan sobre dragones (libro del Apocalipsis, bestiarios medievales, vidas de santos), que alcanzaron en muchas ciudades -y en Jaén también- una materialización escénica en las fiestas del Corpus, donde aparecía un dragón dominado por Santa Marta en la denominada “Tarasca”, representada por compañías teatrales. La Tarasca sigue saliendo en la procesión del Corpus de algunos lugares como Granada.

Por último, la Catedral aporta una valiosa pieza original de casi quinientos años: un libro de canto o coral, con el escudo miniado del Cabildo, en el que aparece la figura en color de un dragón.