La Consejería de Salud y Familias ha desarrollado un protocolo de actuaciones de detección precoz, vigilancia, control y asistencia sanitaria frente al Covid-19, destinado a la atención a trabajadores agrícolas temporeros desplazados a la provincia de Jaén para la recogida de la aceituna.

A la presentación de este protocolo ha asistido la Viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, y el director gerente del SAS, Miguel Ángel Guzmán.
La viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, ha incidido en la apuesta de la Junta de Andalucía “por garantizar la seguridad, y la prestación de servicios destinados a población, trabajadores y ayuntamientos durante la campaña de la aceituna”. Para ello ha previsto una inversión de 1,5 millones de euros para hacer frente al operativo, con un total de 234 profesionales para atender este dispositivo.

Igualmente, ha enfatizado en que la información será “vital para realizar una buena gestión en una situación diferente y excepcional”, por lo que pide la máxima colaboración de todas las instituciones implicadas para que exista el menor número de positivos y la cifra más baja de contagios.

Este documento integra las actuaciones recogidas en la Orden del 1 de septiembre de 2020 por la que se adoptan medidas preventivas de salud pública en Andalucía para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus en las explotaciones agrarias, forestales y agroforestales con contratación de personas trabajadoras temporales, así como al acuerdo del Consejo de Gobierno del 22 de septiembre por el que se toma conocimiento de las medidas preventivas y de protección en albergues y centros de evacuación de temporeros.

Enfermeras referentes
“Para dar cumplimiento a estas medidas preventivas se tomarán medidas como la creación de referentes Covid-19 en cada uno de los distintos albergues, ayuntamientos de los municipios, que mantendrán contacto con la trabajadora social de los centros de salud y consultorios y las enfermeras referentes designada en cada distrito o Área Sanitaria de la provincia, seis en total, con el fin de coordinar las actividades relacionadas con la contención de la pandemia den las zonas de acogida temporal”, ha señalado.

Estas enfermeras desarrollarán sus funciones en coordinación con los equipos de epidemiología de los distritos o áreas, tanto para la gestión de casos sospechosos como seguimiento de confirmados, rastreo de contactos y realización de test de cribado. Junto a ello, habrá dos enfermeras referentes de temporeros de guardia.

El protocolo establece igualmente la figura del inspector de la Unidad de Protección de la Salud. Su labor será ratificar, en caso de solicitar la evacuación del trabajador, que tanto el albergue como la explotación agraria necesita refuerzo para garantizar el aislamiento del temporero o transeúnte que están en su alojamiento habitual. Igualmente habrá un inspector de guardia en cada uno de los distritos y áreas sanitarias.

Realización de test
“Haremos test a todos los trabajadores, a las personas que llegarán a los albergues para intentar conseguir un contrato en la aceituna y también a los trabajadores y mediadores de ONGs que trabajen con ellos”, ha recalcado Catalina García. Además, ha confirmado que existirán refuerzos sanitarios en los municipios y comarcas en las que existan necesidades y que el SAS establecerá un dispositivo especial para que los profesionales se desplacen a albergues y otros lugares para hacer los test para detectar la Covid-19. Para ello, se utilizarán pruebas de alta fiabilidad que ofrecen el resultado en menos de 15 minutos.
Los trabajadores de los albergues, alojamientos de temporeros municipales, previstos en los Planes de Contingencia Covid, voluntarios y colaboradores de Caritas, Cruz Roja o empresas concurrentes en los centros de evacuación serán sometidos a test iniciales y con carácter periódico. Existirán puntos de información al temporero en Jaén, Alcalá la Real, Martos y Villacarrillo, además de puntos autocovid en Santisteban del Puerto, Jaén, Úbeda, y Porcuna.

 

Detección precoz
La Consejería de Salud y Familias hará especial hincapié en la detección precoz y detección de casos de sospecha en estos trabajadores. Para ello, se tomarán una serie de medidas, como ofrecer información de los síntomas del coronavirus entre los trabajadores a través de un folleto informativo. En caso de aparecer síntomas, la persona permanecerá aislada. Será la enfermera referente quien contacte de forma individual con cada trabajador con sospecha de padecer Covid-19, y se le realizará un test de confirmación. Tanto el aislamiento como el seguimiento a la persona trabajadora seguirá el procedimiento habitual.
En caso, necesario, Salud y Familias ha establecido dos centros de apoyo, en Jaén, con una capacidad de 160 personas, y Villacarrillo, con capacidad para albergar a 120 personas, que garantizarán la realización de asilamientos obligatorios cuando no sea posible en su alojamiento habitual. Allí podrán permanecer 10 días, que es lo que marca la normativa. Estos centros contarán igualmente con una enfermera de referencia, que realizará diariamente valoración telefónica de los síntomas a los usuarios que lo precisen.

Por su parte, se realizarán test de cribado a transeúntes o emigrantes remitidos por Ayuntamientos o entidades como Caritas o Cruz Roja, si bien la solución habitacional será competencia municipal. Hasta ahora, todos los test realizados han dado resultados negativos.