La parlamentaria socialista Mercedes Gámez acusa a la Junta de “abandonar a miles de familias” que necesitan del comedor escolar para poder conciliar su vida laboral y personal.
Con la nueva suspensión del comedor escolar en medio centenar de colegios de la provincia de Jaén, “llueve sobre mojado” y la situación “se vuelve otra vez inquietante y angustiosa” para padres y madres, criticó Gámez en la Comisión de Infancia del Parlamento andaluz, donde preguntó a la consejera de Igualdad si piensa adoptar alguna medida para garantizar la conciliación en estas familias. “Por desgracia, la consejera no ha aportado nada”, lamenta.
La parlamentaria socialista recuerda que este problema “se inició hace un año”, cuando en el anterior curso ya se produjo la anulación del servicio de comedor durante 3 meses “ante la imprevisión, la incompetencia y la inutilidad” de una Junta de Andalucía que fue incapaz de restaurarlo en todo un trimestre y que además lo hizo “con pies de barro, como se acaba de demostrar”. “A las primeras de cambio, el parche de la Junta se ha venido abajo otra vez”, resume.
Gámez lamenta que la Junta “se atasque en las mismas excusas” que el año pasado, enredándose en una telaraña de acusaciones contra la empresa “que vuelven a dejar en mal lugar a la Consejería, puesto que ésta sabía desde el 3 de septiembre que la empresa quería irse”. “Una vez más, la Junta fue incapaz de resolver el problema y encima sólo avisó a los centros apenas 48 horas antes de que se consumara el fin del servicio”, reprocha.
La parlamentaria socialista subraya que la conciliación en las familias “resulta más difícil en estos momentos de pandemia”, máxime cuando muchos de los servicios complementarios no han podido entrar en funcionamiento por culpa del Covid. Por tanto, el servicio de comedor queda “como una de las pocas posibilidades de conciliación a las que acudir para poder trabajar mientras niños y niñas son atendidos correctamente”.
A esto hay que sumar una inminente campaña de la aceituna que la Junta vuelve a boicotear en materia de conciliación en esta treintena de municipios afectados. Gámez pregunta a la Junta “qué tienen que hacer los padres temporeros” en su situación. “Obviamente, no pueden dejar a sus hijos con los abuelos en la actual situación de pandemia. ¿Qué propone la Junta? ¿Qué renuncien a trabajar en la campaña para que sus hijos puedan comer en casa?”, cuestiona directamente.
Gámez le recuerda a la Junta que estamos hablando de “necesidades básicas que el Gobierno andaluz tiene que garantizar a las familias” y reitera que si la Junta no resuelve los problemas, PP y Ciudadanos “tendrán que aclarar para qué sirve tener este Gobierno, este presidente y estos consejeros”.