El Colegio de Abogados de Jaén y el Colegio de Procuradores de Jaén han ofrecido esta mañana una rueda de prensa conjunta para trasladar su malestar por los perjuicios generados por el Ministerio de Justicia al declarar hábil parte del pasado mes de agosto. El acto ha tenido lugar en el Colegio de Abogados de Jaén y ha contado con la participación del decano del Colegio de Abogados de Jaén, Javier Pulido, y el decano del Colegio de Procuradores de Jaén, José Ramón Carrasco.

El Ministerio de Justicia, como medida para intentar descongestionar los juzgados tras el parón ocasionado por la crisis de la Covid19, decidió declarar hábiles a efectos de procedimientos judiciales el periodo comprendido entre el 11 y el 31 de agosto, desoyendo las recomendaciones del Consejo General de la Abogacía y de su homónimo de Procuradores. En este contexto, todos los operadores jurídicos jienenses (jueces decanos, fiscal jefe, abogados o procuradores), mantuvieron varias reuniones para establecer los criterios de actuación durante los días hábiles de agosto. De este modo, se establecieron una serie de consejos como concentrar los señalamientos en los meses de julio y septiembre y durante el mes de agosto celebrar solo las vistas urgentes y esenciales. Los colegios de Abogados y Procuradores denuncian ahora que no se ha respetado este acuerdo, y que han recibido notificaciones de diversa índole en agosto, repercutiendo en el descanso y en la conciliación familiar de los profesionales de la Abogacía.

Ante esta situación, el decano del Colegio de Abogados, Javier Pulido, pone de manifiesto la indignación del colectivo y exige respeto y un trato correcto por parte de la Administración de Justicia. “Hemos realizado una encuesta entre los letrados jiennenses para recabar datos concretos sobre las notificaciones recibidas en agosto, de las cuales, no muchas, pero algunas, no se ajustaban al criterio de esencialidad acordado previamente. Estos datos serán trasladados a la Audiencia Provincial de Jaén un escrito con el objetivo de pedir respeto hacia nuestra profesión”, ha declarado.

Pulido también ha mostrado su descontento con respecto al proyecto de ley de medidas procesales y organizativas para hacer frente a la COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia. “Nos preocupan dos cuestiones: la propuesta de utilización de los medios telemáticos de manera generaliza y la cita previa. Estas medidas denotan que la tendencia es eliminar la figura del abogado de los tribunales y nosotros no lo vamos a permitir. Las togas no van a desaparecer de los tribunales. Todos los operadores jurídicos formamos parte del mismo engranaje y los abogados somos piezas fundamentales del sistema”, ha reivindicado. En este sentido el decano ha manifestado que el Colegio ya ha presentado alegaciones sobre la espera de los abogados fuera de los juzgados y la atención mediante cita previa.

Por su parte, el decano del Colegio de Procuradores de Jaén, José Ramón Carrasco, ha recalcado que la medida de declarar el mes de agosto hábil ha sido ineficaz. “Nosotros hemos estado trabajando pero los juzgados no han reforzado su plantilla, así que al final ha sido contraproducente porque se han acumulado más trámites todavía en los juzgados”, ha expuesto. Además, ha manifestado su preocupación por el posible mantenimiento del sistema de citas, que rechazan ambos colectivos, y por desconocer si hay un plan previsto por si la pandemia se agrava aún más y se produce un nuevo confinamiento, pues “no se puede volver a producir una paralización total de la Justicia, como ocurrió durante el Estado de Alarma”. Carrasco también ha manifestado la total disposición de los procuradores para alcanzar consensos sobre medidas procesales y organizativas realmente efectivas para agilizar el funcionamiento de la Justicia.