El Colegio de Enfermería de Jaén ofrece una serie de recomendaciones para prevenir el contagio de coronavirus en las reuniones con familiares y amigos, que suponen el origen del 45% de los rebrotes que se producen en España en estos momentos. De esta forma, difunde entre la sociedad jiennense una campaña de la Organización Colegial de Enfermería, integrada por una guía de recomendaciones, una infografía y un vídeo animado con todas las pautas de actuación que se deben seguir a la hora de reunirse con familiares y amigos con seguridad.

El presidente del Colegio de Enfermería de Jaén, José Francisco Lendínez, señala que estamos asistiendo al aumento de los contagios en numerosos puntos de la geografía española y, “como profesionales que hemos estado en primera línea de la pandemia, no queremos que se repita una crisis igual que la que hemos vivido en estos últimos meses. Para nuestros compañeros de hospitales, atención primaria y sociosanitario sería un golpe durísimo volver a enfrentarse a una catástrofe semejante”. Por este motivo, es fundamental insistir una y otra vez a la población sobre la necesidad de cumplir las recomendaciones sanitarias para prevenir rebrotes.

Para evitar estos nuevos contagios, tanto los invitados como los anfitriones de las reuniones deben estar alerta permanentemente en todo momento, pues un descuido de sólo unos segundos puede provocar la transmisión de la enfermedad. En primer lugar, hay que resaltar la importancia de no celebrar ninguna reunión si alguno de los invitados o anfitriones tienen los síntomas de la COVID 19 (fiebre, tos seca, fatiga…). En este caso, deberán contactar con los teléfonos habilitados para ello e informar a las autoridades sanitarias para que valoren la posibilidad de realizar la prueba.
Distancia de 1’5 metros

Antes de la llegada, los organizadores de la celebración deben pensar cuántas personas pueden estar en la mesa manteniendo las distancias de seguridad y recordando que los no convivientes deben estar a 1’5 metros de distancia entre sí. Siempre es preferible que las reuniones se realicen al aire libre o en lugares con ventilación continua y, si se puede, minimizar al máximo posible el tiempo para reducir la posible exposición al virus. Es decir, si quedamos con alguien para comer, no alargar mucho la sobremesa o si, por ejemplo, vamos a visitar a un familiar, no estar todo el día en la misma vivienda.
Una vez que se llega al domicilio o lugar de la reunión es cuando hay que tener los cinco sentidos alerta y saludar sin abrazos ni besos, así como lavarse las manos al entrar con agua y jabón, preferiblemente. En este sentido, las enfermeras demandan encarecidamente que se mantenga la mascarilla y la distancia siempre que sea posible, retirándosela y guardándola en un sobre de papel o bolsa de tela individual sólo cuando se vaya a consumir alimentos.

A la hora de poner la mesa, será sólo una persona la encargada y siempre lo hará realizando previamente una buena higiene de manos. Además, los platos deben servirse individualmente y se asignará una persona encargada de repartir el agua o los alimentos para no compartir los cubiertos de servir. Es fundamental evitar que los fluidos de los asistentes se mezclen en platos compartidos o bebiendo de los mismos vasos. Por eso, podemos utilizar elementos como una servilleta para coger determinadas cosas, pero siempre evitando el contacto con objetos comunes como los recipientes del aceite, la sal, el vinagre o la jarra del agua.
En un momento dado, también sería posible que los invitados necesitasen utilizar el servicio. En este sentido, las enfermeras piden que se realice una buena higiene de manos antes y después de usarlo, así como extremar las precauciones de limpieza y evitar al máximo el contacto con las superficies.

Es muy importante no compartir nada entre comensales, identificar los vasos si es necesario para niños o personas mayores y retirar los platos al terminar con mascarilla una sola persona o cada uno lo suyo. Por último, es necesario volver a a ponerse la mascarilla durante toda la sobremesa. Es cierto que puede resultar incómodo, pero en la actualidad, la evidencia científica ha demostrado que el uso de mascarilla y la distancia física son los puntos clave para prevenir el contagio.

La Organización Colegial de Enferemería entiende las ganas de sociabilizar y encontrarse con la familiares y amigos, pero esto no puede implicar que bajemos la guardia, pues son esos instantes los que pueden suponer un paso atrás en todo lo avanzado. Es importantísimo que mantengamos la distancia física y utilicemos la mascarilla el máximo tiempo posible cuando estamos con gente con la que no convivimos.