Agentes de la Policía Nacional y Policía Local han detenido en Andújar a un hombre por, presuntamente, agredir y amenazar a un policía desafiándole cuando trataba de identificarlo. El arrestado, supuestamente indujo a los vecinos de la zona para evitar su detención.

Unas veinte personas rodearon a los agentes forcejeando con ellos, lanzando todo tipo de objetos, teniendo que solicitar apoyo a otras patrullas de la Policía Nacional y de la Policía Local de la ciudad.

La Sala Operativa del 091 había comisionado a una patrulla hasta una cochera donde al parecer se estaba realizando una barbacoa. Una vez en el lugar los agentes observaron a un vehículo que circulaba delante,
deteniéndose sin motivo alguno, obstaculizando la vía pública. El conductor se apeó del mismo mirando a los policías. Éstos le indicaron que prosiguiera su marcha, para unos metros más adelante volver a detener el vehículo volviendo a salir del mismo. Ante tal actitud desafiante, los agentes procedieron a identificarlo, preguntando el motivo de su desplazamiento debido al Estado de Alarma vigente. Lejos de identificarse,
presuntamente continuó con sus desafíos insultando a los agentes que detectaron como éste desprendía un fuerte olor a alcohol, por lo que solicitaron la presencia de una patrulla de la Policía Local con el fin de
realizarle la correspondiente prueba de alcoholemia. Fue en ese momento, al escuchar la solicitud de la mencionada prueba, cuando supuestamente el arrestado arremetió con un fuerte empujón a uno de los agentes lanzándole patadas y puñetazos mientras le decía: “Te tengo que arrancar la cabeza cuando vayas sin uniforme, te tengo que matar…”

Ante tales hechos, los agentes trataron de reducir al arrestado que se resistió violentamente hasta conseguirlo. En ese momento, presuntamente, comenzó a alertar e inducir al vecindario para que bajaran de sus viviendas y de este modo evitar su detención. Seguidamente se congregaron alrededor de unas 20 personas, entre ellas la hermana y el marido de ésta que forcejearon con los policías con el fin de liberar al detenido.

Personadas sendas patrullas de la Policía Nacional y Policía Local, éstas intervinieron para proteger a los agentes del lanzamiento de todo tipo de objetos, trasladando al detenido hasta Comisaría. Una vez allí el arrestado se negó en reiteradas ocasiones a que se le realizase la prueba de alcoholemia.

Dos agentes tuvieron que ser asistidos por los servicios sanitarios de las lesiones que presentaban a raíz de la detención. Por parte del Grupo de Policía Judicial se continúan las gestiones para la
identificación y arresto del resto de agresores.